Unas 60-80 personas al día, rebasando ya los 500 visitantes. Ese es el balance de las dos semanas de apertura de la antigua Librería Cañete en Baena, en el Paseo, rememorando la figura de José Cañete Melendo.
Lo ha hecho su hijo, Pepe Cañete, buscando hasta el mes de marzo, más visitas y que se recoja la idea de encontrar la conexión artística de los elementos allí recuperados, con el homenaje a su progenitor.
“La gente que entra se sorprende por el mobiliario de la época y objetos que no se veían desde hace décadas”, comentó Pepe.
Elementos que también hacen contraste entre lo que se vendía en las papelerías de antes y las de ahora, con las nuevas tecnologías incorporadas.