Cristina Vidal Ruíz , elegida recientemente como coordinadora de la formación política local IU, detalló sus inicios en el mundo político así como lo que, en su opinión, supone la pertenencia a dicha formación política: “comencé mi labor como concejal en 2015, aunque militaba en IU desde los 18 años en la agrupación de San Lucar de Barrameda. Para mí, IU es la organización política que cumple con los requisitos, principios y valores que comparto. El principio y valor fundamental es la búsqueda de la igualdad y beneficio de todos: que todos tengamos los mismos derechos y obligaciones.”
Por otra parte, incidió en lo que, desde su punto de vista, debería ser dedicarse al ámbito político: “creo que la política ha de ser una forma de vida: trabajar por lo demás con los demás. Es la única vía que poseemos para llevar a cabo un cambio. Tengo la esperanza de que todo aquel que se interese en la política lo haga por un bien común: si es cierto que, cuando tratas con personas de uno y otro grupo, lo hacen por intereses personales, como seguir dinero.”
Además, opinó sobre la actualidad del plano político local: “desde las últimas elecciones, el ambiente político en Baena es complicado. Nadie tiene mayoría absoluta y no existe, en consecuencia, un buen entendimiento. Hay que hacer esfuerzos titánicos para sentarse a hablar y conseguir pequeños logros. Es una auténtica pena ya que, al final, todos los que nos dedicamos a política tenemos objetivos comunes, pero cuesta trabajo “sentarse a dialogar.”
Sobre el estado actual de la formación política, en particular, destacó la “solvencia económica” y el “afán de trabajo cooperativo”: “es una organización con buena solvencia económica, por lo que no planteábamos un cambio de directiva. Sí es cierto que, llegado el momento, no dudé en “tomar las riendas. En esta organización todo se decide de manera común: todos los miembros han resultado electos tras un proceso selectivo entre los candidatos que estimamos idóneos por formación y dedicación.”
Insistió en la “plena confianza”, depositada por su parte, en las personas que, en la actualidad, desempeñan distintos cargos en la formación: “desde mi punto de vista, las personas que forman parte de la agrupación local, Ana Bazuelo, David Bazuelo, responsable institucional, Juana Mesa, dedicada al área de la mujer, Juan Camacho, al ámbito comunicativo o Juan David, que se encarga del tema de la juventud, son personas comprometidas y que, sin lugar a duda, serán capaces de “dar la talla.”
Sobre el papel que, de ahora en adelanta, desarrollará el hasta ahora coordinador local, David Bazuelo, la entrevistada dijo: “ni David Bazuelo será mi sombra ni yo lo seré para él: el trabajo realizado por el ha sido destacable y, sin lugar a duda, trabajaré con el fin de, al menos, igualarlo. Todos trabajamos de manera conjunta, en consenso y, en particular, no sé trabajar de otra manera que no sea consensuada.”
En relación con los objetivos a desarrollar en un corto-medio plazo desde que asumí el cargo, Vidal dijo: “lo primero que me gustaría hacer es rehabilitar la asamblea: su actividad se ha visto reducida y, poco a poco, debemos darle visibilidad con el fin de retomar la actividad y normalidad.”
En lo que se refiere al momento en el que este cambio tiene lugar, Cristina Vidal opinó que se produce “en un momento de estabilidad y adecuado”: “este cambio no se produce en un momento clave, sino tranquilo desde el punto de vista político: no tenemos elecciones a la vista. Se ha producido en un momento adecuado, que nos permitirá retomar la actividad y desarrollarla con normalidad antes de retomar el ciclo electoral, momento que tendremos que abordar en, aproximadamente, un año.”
En respuesta a una posible candidatura de la entrevistada a las próximas elecciones locales, esta incidió: “aún no sé si llegaré a ser la candidata de IU en las próximas elecciones: llegado el momento, serán los compañeros quienes deban decidir si seré, o no, la candidata. Ahora mismo ni si quiera he llegado a plantearlo.”
Por otra parte, opinó que, al separarse los cargos de portavocía y coordinación, las labores podrán pormenorizarse: “al separar los cargos, es decir, portavocía y coordinador, el podrá dedicar tiempo a la portavocía y yo al trabajo interno: me gustaría dinamizar la asamblea y coordinarla así como retomar el trabajo “de calle” que, de manera previa, IU llevaba a cabo.”
En cuanto a retos a desarrollar por parte de la actual corporación, la recién electa como coordinadora dijo: “en primer lugar, la corporación debe asumir los próximos presupuestos: aún no se ha comenzado a trabajar con los presupuestos de 2021; por otro lado, debemos asumir el tema de las delegaciones municipales, cómo van a organizarse y qué ocurrió cuando la señora alcaldesa asumió competencias de otras delegaciones.”
Para finalizar, dijo “no tener ninguna aspiración política”: “ahora mismo no tengo ninguna aspiración política: es un camino que “va rodando”. Poco a poco se plantean objetivos y se van presentando distintas circunstancias. Creo que voy a centrarme en la organización, cumpliendo los objetivos marcados y, a partir de ahí, estudiaremos posibles circunstancias.”