Es una iniciativa de fomento de la prevención de riesgos laborales en la recogida de la aceituna

La delegación de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo en Córdoba, ha puesto en marcha, a través de su Centro de Prevención de Riesgos Laborales, una campaña de información y concienciación en materia de seguridad laboral en el sector agrícola, en este caso, centrada en la campaña de recogida de aceituna. La delegada, M.ª Dolores Gálvez, ha visitado la Denominaciones de Origen de Baena para presentar esta iniciativa denominada ‘Uso Seguro del Recogedor de Fardos’ y solicitar a su vez, su colaboración en la difusión entre las cooperativas olivareras que se agrupan bajo este distintivo.
La responsable territorial ha informado que si bien, “el sector agrícola está experimentando una profunda transformación con la incorporación de maquinaria que reduce los riesgos ergonómicos en la recolección, mejora la productividad y al mismo tiempo disminuyen la exposición de los trabajadores a esfuerzos excesivos, también conlleva nuevos riesgos, que están dando lugar a accidentes, en muchos casos graves o incluso mortales”. Este es el caso del recogedor de fardos, ha continuado Gálvez, “donde se producen atrapamientos de miembros que derivan en fracturas, amputaciones y heridas graves. También se han registrado siniestros fatales debido a aplastamientos y golpes en la cabeza y el tronco causados por la maquinaria”.
El aumento de este tipo de siniestros en la provincia, observado por los técnicos de prevención cordobeses en las últimas campañas, hace necesaria la puesta en marcha de esta iniciativa, ha incidido la delegada, quien ha explicado, que las causas más comunes de estos accidentes se dan principalmente “por la falta o insuficiencia de protecciones; falta de sistemas de parada de emergencia accesibles; falta de coordinación en el manejo de los mecanismos de accionamiento; falta de identificación y evaluación de los riesgos; o la formación deficiente de los trabajadores, que no cuentan con instrucciones claras”.
Para paliar esta situación, desde el Centro de Prevención de Riesgos Laborales se han diseñado una serie de acciones para informar sobre el uso de los cajones recogedores de fardos. Se ha elaborado un tríptico informativo donde se explican las causas más comunes de los accidentes con los recoge fardos y se informa de la normativa que tiene que cumplir esta maquinaria. Se ha realizado un mailing dirigido a los 16 Servicios de Prevención Ajenos que tienen empresas concertadas en la provincia de Córdoba para informarles de la campaña y pedir su colaboración, adjuntando el tríptico informativo; y la semana pasada se han repartido 3.000 folletos entre las asociaciones de empresarios agrarios, sindicatos del campo y las cooperativas agroalimentarias para que los hagan llegar a sus socios y colaboradores. También se les hará llegar una carta explicativa del motivo de la campaña a los presidentes y responsables de estas entidades solicitando su colaboración para el desarrollo de la misma.
Así mismo, se ha puesto a disposición de empresas, entidades y sindicatos la línea de información y colaboración en materia de Prevención de Riesgos Laborales, para que soliciten toda la información que deseen al respecto o aclaraciones sobre este tema. Se puede contactar a través del correo electrónico o llamando al teléfono 957 515 800.
En definitiva, ha insistido la delegada, “lo que pretendemos desde la Junta es trabajar para que los accidentes relacionados con la maquinaria agrícola sean reducidos al mínimo en el campo cordobés. Porque la seguridad en el trabajo es responsabilidad de todos, y campañas como esta resultan fundamentales para proteger la salud y la vida de los trabajadores, en este caso, del sector agrícola”.

Campaña ‘Uso Seguro del recogedor de fardos’

Entre las cuestiones que se plantean en esta campaña está la necesidad de que los recogedores de fardos cumplan con la normativa (RD 1212/1997) de comercialización establecida que regula el diseño, la fabricación y la puesta en servicio de estas máquinas, estableciendo requisitos esenciales de seguridad y salud. La mera posesión de la certificación CE no garantiza la eliminación de riesgos, por lo que es fundamental evaluar cada equipo en relación al lugar y al personal que lo utiliza.
Algunos de los modelos utilizados pueden no ajustarse convenientemente a las normativas laborales y de seguridad industrial, lo que los convierte en peligrosos para los trabajadores que los operan. Los empleadores deben evaluar los riesgos teniendo en cuenta todas las tareas realizadas en cada puesto de trabajo y las características de los trabajadores, con el objetivo de garantizar un nivel adecuado de seguridad y salud.
Esta mañana, se ha presentado también esta campaña en el seno de la Comisión Provincial de Prevención de Riesgos Laborales, organismo donde están representados los agentes económicos y sociales, a los que se les ha explicado los pormenores de la misma y se les ha solicitado colaboración en su difusión y desarrollo, para que sea de utilidad y contribuya a disminuir las cifras de siniestralidad laboral en la provincia.