PostHeaderIcon Las medidas de la Junta favorecen un 17% más de volumen de negocio de las denominaciones de calidad

La consejera anuncia una “cifra récord” de 1,2M€ en las ayudas a promoción de alimentos y bebidas amparados por estas figuras

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha inaugurado en Sevilla la Asamblea General de la Conferencia Andaluza de Denominaciones de Origen (DO) e Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) junto al presidente de esta entidad, César Saldaña, y ha destacado que las medidas impulsadas por la Junta en colaboración con el sector, han favorecido un aumento del 1% en el volumen de negocio de las figuras de calidad agroalimentarias de Andalucía en solo dos años. De esta forma, se han alcanzado los 552 millones de euros a finales de 2021. “El consumo de los productos amparados por denominaciones está aumentando porque el consumidor sabe que son alimentos de calidad”, ha comentado Crespo. Sobresalen especialmente las Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) de aceite de oliva virgen extra, cuya producción se eleva a 204 millones de euros; y la unión de las DOP e IGP que amparan vinos andaluces, con 170 millones de euros.
En su intervención, la consejera ha resaltado el apoyo que ofrece el Gobierno andaluz a las figuras de calidad del sector agroalimentario andaluz y ha anunciado que en 2023 se alcanzará “una cifra récord” de ayudas para su promoción. Al respecto, ha concretado que el Ejecutivo andaluz “va a destinar este año 1,2 millones de euros a la promoción de estos productos y continuará colaborando con el sector en el marco del protocolo firmado con la Conferencia Andaluza para ayudar a dar respuesta a sus necesidades”.
Carmen Crespo ha recordado que la Consejería ha llevado ya a cabo medidas que han simplificado las ayudas en un 30% y ha apostado por “seguir en ese camino de la simplificación” para facilitar a los productores andaluces el acceso a unos fondos que les permiten continuar generando riqueza y empleo en el territorio. En total, 26 entidades andaluzas se han beneficiado de más de 1,8 millones de euros en ayudas movilizados recientemente por la Junta para la promoción de productos amparados por figuras de calidad. En concreto, estos fondos han respaldado acciones promocionales dirigidas a elevar en el mercado interior el consumo de estos alimentos y bebidas en general (cerca de un millón de euros) y de los aceites de oliva virgen extra y las aceitunas andaluzas amparadas por una Denominación de Origen o una Indicación Geográfica Protegida en particular (casi 900.000 euros).
Por otro lado, la responsable de Agricultura ha valorado que Europa ha dado el visto bueno al Decreto de regulación de ‘Gusto del Sur’, “marca andaluza que certifica la calidad de los productos de esta región” y que convivirá con ‘Corazón andaluz’.

Calidad diferenciada en Andalucía

La Conferencia Andaluza de Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas, que aglutina a unas 40 menciones, cumple un importante papel en el fomento de la calidad diferenciada en el ámbito agroalimentario de Andalucía. Como ha subrayado Carmen Crespo, las denominaciones de calidad “son figuras fundamentales que impulsan las exportaciones y la Marca Andalucía”, por lo que la Consejería de Agricultura trabaja para “cuidarlas y apoyarlas para favorecer su crecimiento”.
Gracias al sello de calidad que incluyen en su etiquetado estos alimentos, los consumidores pueden diferenciar en el mercado los productos amparados por figuras de calidad como las DOP o IGP. Además de esta distinción, las menciones de calidad aportan valor añadido a las producciones, contribuyen a difundir la excelente calidad de los alimentos andaluces y contribuyen a generar riqueza y empleo en las zonas rurales, fijando así la población al territorio.
Andalucía es un de las regiones europeas con mayor número de figuras de calidad. En concreto, en este territorio se elaboran productos amparados por 67 menciones andaluzas, entre las que se encuentran 29 Denominaciones de Origen Protegidas, 33 Indicaciones Geográficas Protegidas, tres Especialidades Tradicionales Garantizadas (ETG) y dos Indicaciones Geográficas (IG). PAC, rumiantes y aranceles
En relación a otros ámbitos de actuación del Gobierno andaluz, Carmen Crespo ha explicado que su consejería “está pendiente de la agricultura, de la que dependen también las denominaciones de calidad, y está trabajando en las alegaciones a la nueva Política Agraria Común (PAC)”. Al hilo de esta cuestión, la consejera ha explicado que, además de solicitar que el olivar y la ganadería extensiva se consideren ecorregímenes ‘per se’ en el Plan Estratégico de la PAC (Pepac), Andalucía reclamará al Estado también una flexibilización de la obligatoriedad de contar todo el año con cubierta vegetal en las explotaciones de viñedo. El objetivo de esta modificación es que los agricultores puedan llevar a cabo el ‘aserpiado’, una técnica que se realiza en el mes de agosto para evitar la erosión y que es incompatible con la existencia de cubierta inerte.
Asimismo, la responsable de Agricultura ha adelantado que la Junta va a impulsar un plan de acción de pequeños rumiantes para ayudar al sector ganadero de la comunidad Autónoma, uno de los más afectados por el alza de los costes de producción.
Finalmente, Crespo ha lamentado que Estados Unidos continúe aplicando impuestos de entrada a los productos europeos y se ha mostrado a favor de “seguir reivindicando que se eliminen esos aranceles injustos para la aceituna negra de nuestra tierra”. “Vamos a ser proactivos en esa defensa”, ha recalcado

 

PostHeaderIcon La Junta inicia la tramitación de la primera Estrategia Andaluza del Sector del Olivar 2023-27

Entre sus objetivos está aumentar la productividad y competitividad, reducir la huella ambiental e impulsar el relevo generacional

El Consejo de Gobierno ha acordado instar a la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural al inicio de la tramitación de la primera Estrategia Andaluza para el Sector del Olivar 2023-2027, cuyo objetivo principal es respaldar a unos productores que vienen padeciendo problemas de rentabilidad durante los últimos años.
Esta estrategia incluirá un profundo análisis del sector y planteará nuevas herramientas, medidas y ayudas con el fin de lograr una transformación del sector que aumente su productividad y competitividad. Además, persigue también la búsqueda de herramientas que ayuden a los productores a hacer frente a los costes de producción y otros problemas endémicos del sector como, por ejemplo, la falta de relevo generacional, la modernización o las dificultades causadas por las diferencias de volumen de las producciones anuales.
Entre otros ámbitos, se prevé avanzar en la mecanización de las plantaciones tradicionales para que el olivar pueda ganar estabilidad y hacer frente mejor a las bruscas subidas y bajadas de los costes de producción y los precios de mercado.
Asimismo, entre los objetivos de la primera Estrategia Andaluza para el Sector del Olivar se encuentra también la reducción de su huella ambiental y el impulso de su adaptación al cambio climático mediante la implantación de nuevos sistemas de eficiencia del regadío. Entre otras vías, se apuesta por la implantación de sistemas automatizados, sensores o placas solares para reducir la huella hídrica y energética de las explotaciones de regadío.

Nuevos nichos, jóvenes y promoción
Por otro lado, se persigue también avanzar en la búsqueda de nuevos nichos de mercado para el aceite, como la industria farmacéutica o cosmética; y para el sector más tradicional. En este segundo caso, una posible vía de rentabilidad sería la revalorización de los subproductos (orujo o alperujo) mediante iniciativas de economía circular. En este ámbito, el Gobierno andaluz apuesta por ofrecer apoyo económico a las industrias que, por ejemplo, inviertan para poder transformar el alperujo en productos de utilidad como biogás o fertilizantes gracias a la aplicación de nuevas tecnologías con emisiones cero.

Sector del Olivar
ayude a fomentar la incorporación de jóvenes agricultores al campo potenciando el emprendimiento de profesionales de menos de 41 años. En la provincia de Jaén, la Junta ha destinado 28,7M€ para impulsar el relevo generacional de la actividad agraria y, gracias a estos incentivos, ha logrado incorporar a 372 jóvenes. Por otro lado, este instrumento del Gobierno andaluz pondrá también el acento en la promoción y divulgación de las propiedades saludables del aceite de oliva.

Transferencia de conocimiento
Para la elaboración de la estrategia, la Junta apuesta por aplicar la transferencia del conocimiento de las universidades sobre este sector. En concreto, se aprovechará el trabajo de cátedras universitarias especializadas, como la existente en la Universidad de Jaén, para buscar nuevas líneas de investigación que permitan abrir nuevos mercados al olivar, implantar variedades que respondan a las tendencias del consumidor o avanzar en la concentración del sector.
Asimismo, se prevé que el acuerdo con la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad de Córdoba incida en la optimización de los modelos de producción, la mecanización y la digitalización del olivar y desencadene la implantación definitiva de la Agricultura 5.0 en el campo de Andalucía.

Sector olivarero andaluz
Andalucía es líder en olivar a nivel mundial con más de 1,5 millones de hectáreas, que suponen el 61% de la extensión nacional dedicada a este cultivo. La región produce de media más de un millón de toneladas de aceite (alrededor del 80% del total nacional), por lo que casi dos de cada cinco litros del aceite de oliva que se consume en el mundo es andaluz. A nivel provincial destaca Jaén, que concentra casi el 50% de la producción andaluza. El sector olivarero genera en Andalucía más de 23,5 millones de jornales (40% empleo agrario) y económicamente supera los 2.800M€, por lo que aporta más del 28% del valor de la producción agraria de la región.

 

PostHeaderIcon La nueva PAC supone gastar más combustible para repartir los restos de poda

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha calificado como “otro disparate más” en la nueva reforma de la PAC del ministro Luis Planas, entre los numerosos que se van detectando conforme se va analizando la normativa, el hecho de obligar al agricultor a gastar más combustible de las maquinarias para repartir los restos de poda.
Esto se desprende de un nuevo eco régimen de la nueva PAC para las cubiertas inertes, es decir en el uso de los restos de poda triturados sobre el suelo en los cultivos leñosos. Y es que la nueva norma señala que se deben depositar sobre el suelo una cantidad de restos de poda que ocupe una superficie mínima, en cada calle del 40% de la anchura libre de la proyección de copa, y que sea suficiente para permitir alcanzar los teóricos beneficios medioambientales de la práctica, no pudiendo ser esa anchura inferior a 0,5 metros.
Ante ello, Asaja Córdoba explica que llevar a la práctica que los restos de la poda ocupen el 40% de la anchura libre de la proyección de copa “no es algo que pueda ajustarse en cada parcela”, teniendo en cuenta, además, que las picadoras-trituradoras de restos de poda tienen una anchura de trabajo definidas por los fabricantes que no se adapta a esa proporción que se exige y “no se puede decidir libremente la anchura con la que quedan esparcidos los restos en el suelo”.
Por tanto, para adaptarse a este eco régimen, el agricultor tendría que usar más maquinarias para esparcir aún más los restos de poda y, de este modo, más combustible chocando así con los beneficios medioambientales que persigue la norma a pesar de que la práctica “ya alcanza los beneficios de reducción de gases de efecto invernadero y aumento del carbono orgánico del suelo”.
Para Fernández de Mesa, se trata, sin duda, “de una obligación absurda implantada por el Ministerio de Agricultura con total desconocimiento y sin tener en cuenta que no todos los olivares son iguales en el territorio español”, por lo que esta medida supone, sin más, “otro nuevo disparate de la PAC que ha querido imponer el ministro Luis Planas

 

PostHeaderIcon CAAE lanza el primer curso de formación sobre los Fertilizantes UE

El curso, de carácter online, comenzará el próximo 23 de febrero y se extenderá hasta el 27 de abril en la plataforma de aprendizaje virtual ‘Campus CAAE’.

La entidad de certificación líder en Europa pondrá en marcha en el mes de febrero la primera edición del curso de formación Productos Fertilizantes UE según el Reglamento (UE) 2019/1009, el nuevo reglamento que entró en aplicación el pasado mes de julio de 2022. Los contenidos serán impartidos, a través de una plataforma virtual, por profesionales a los que les avala su dilatada experiencia en CAAE y en el sector de los insumos.
El objetivo principal de este curso es dotar al participante de los conocimientos y destrezas necesarias para conseguir que un producto fertilizante cumpla con los requisitos establecidos en el Reglamento (UE) 2019/1009 para su comercialización en la UE. Asimismo, el alumno aprenderá a desarrollar y dirigir una auditoría (interna/externa) de acuerdo con los requisitos del nuevo reglamento UE para los productos fertilizantes.
El curso comenzará el próximo 23 de febrero y se extenderá hasta el 27 de abril. Con una duración de 50 horas lectivas, esta acción formativa de carácter teórico-práctica hará un recorrido por la normativa europea y las principales cuestiones relativas a los productos fertilizantes. Además, se ofrecerán grabaciones en las que profundizaremos un poco más en los cambios que afectan al sector. Toda la información está en la web del Campus CAAE (https://campus.caae.es/eva/). Además, como oferta de lanzamiento, hasta final del mes de enero, los inscritos tendrán un 15% de descuento.
Los destinatarios son tanto los técnicos y personal relacionado en todas las empresas del sector de los fertilizantes que quieran comercializar sus productos en la UE con el marcado CE como los profesionales y personal técnico interesado en trabajos de auditoría para la norma UE 2019/1009 en productos fertilizantes en España y en UE.
Juan Manuel Sánchez Adame, director gerente de CAAE, explica que, con este curso, “abrimos el periodo de formación que CAAE ha programado para este año 2023 en la plataforma de aprendizaje virtual llamada ‘Campus CAAE’. El objetivo que nos hemos propuesto es el de formar a profesionales cualificados que puedan desempeñar su labor con las mayores garantías posibles en diferentes sectores de la producción ecológica”.

Sobre CAAE

CAAE es, desde 1991, una entidad de ámbito internacional en certificación de Producción Orgánica. Tiene un enfoque global para el mundo orgánico, ofreciendo certificaciones que cubren todas las necesidades del sector.
CAAE es, además, la entidad de referencia en español para la certificación orgánica y la única de España en estar acreditada por la Comisión Europea para países terceros, por el gobierno de EE. UU. para el NOP y por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Silvicultura del Gobierno de Japón para el JAS.
Por otra parte, CAAE es líder en el sector de insumo y, además de la propia norma de Insumos CAAE, somos OC autorizado por Insumos UNE.

 
Página 1 de 121