La Denominación de Origen de Baena, ha cerrado la ronda de encuentros con los grupos parlamentarios del Congreso y Senado para advertir, por un lado, de las amenazas del sector así como instar a que administraciones y partidos políticos hagan un frente común por el aceite de oliva.
Una serie de contactos que ha culminado en la mañana de ayer en la sede de la soberanía española con el grupo parlamentario VOX. Así, a lo largo de más de una hora han mantenido una conversación José Alcaraz, diputado por Jaen y miembro de la Comisión de Agricultura en el congreso, Javier Alcalá de la Moneda presidente del Consejo regulador, José Ramírez, diputado de la formación por Córdoba, y el secretario General de la DO Baena y Secretario Ejecutivo de la Sectorial Nacional de DO Oleícolas, José Manuel Bajo.
A esta formación, como al resto de partidos, y en nombre de la Sectorial Nacional de Denominaciones de Origen Oleícolas, se le ha pedido que desde las instituciones se fomenten soluciones para ser más competitivos en el mercado internacional, y elaborar una estrategia de difusión acorde a la dimensión del aceite de oliva virgen, todo un símbolo de la marca España.
Si somos la primera potencia mundial tenemos que mostrarlo desde el sector y que sea asumido por el consumidor, por cada uno de los españoles. Es un producto del que un país y cada ciudadano debe puede sentirse orgulloso. Pero hace falta un apoyo decidido por parte de los grupos políticos y la sociedad civil.
Y en este sentido, es necesario un mayor compromiso y exigencia en la difusión de las bondades saludables de los aceites de oliva virgen a través de campañas publicitarias, y de una mayor y mejor presencia en los medios de comunicación públicos. Si se aprecia más lo que mejor se conoce, el aceite como embajador de España ante el mundo tiene que hacerse más visible como producto de valor.
También, se les ha hecho saber que es necesario incorporar las bondades saludables de los aceites de virgen extra en el etiquetado como información al consumidor. Un hecho que se antoja fundamental tras la desastrosa aplicación de Nutriscore y toda la confusión que generó el Ministerio de Consumo.
Igualmente, en materia de competitividad, hay que hacer un esfuerzo por ser altavoz del papel de las denominaciones de origen, como la DO Baena, que son garantes de la calidad de un producto que marca la diferencia. Y así es reconocido en el mercado global y en entorno donde opera, ayudando a generar riqueza y empleo en las zonas rurales, brindando un futuro a sus habitantes y evitando así su despoblamiento.
Por último, y tras la entrega de un documento resumen de las propuestas planteadas, desde la DO Baena han destacado su esperanza en que la buena disposición y atención de los grupos políticos, les mueva a la acción y defensa por el oro líquido español.