Los sindicatos CCOO y UGT conmemorarán el Día Internacional del Trabajo con una jornada reivindicativa en la que demandarán soluciones a los problemas de las personas trabajadoras, soluciones que llegan de la mano de un aumento de los salarios, la contención de los precios y la igualdad. Ese es el lema de que podrá leerse en la pancarta de la tradicional manifestación del Primero de Mayo que partirá a las 11.30 horas de la Glorieta junto a la Cruz Roja y concluirá junto a los Jardines de Colón, donde los secretarios generales de ambos sindicatos, Vicente Palomares (UGT) y Marina Borrego (CCOO) se dirigirán a los asistentes.
En la presentación de este Primero de Mayo, la secretaria General de CCOO de Córdoba, Marina Borrego, remarcó que “el Día Internacional del Trabajo es un fecha reivindicativa en la que vamos a volver pedir que los derechos de las personas se pongan por delante de los intereses económicos de unos pocos” y por eso, “después de una pandemia, tenemos que estar ahora más que nunca en la calle y explicando todos los acuerdos que hemos firmado”.
El secretario General de UGT de Córdoba, Vicente Palomares, por su parte defendió el eslogan de este Primero de Mayo, ya que " si hay una provincia que necesite una solución basada en subir los salarios, contener los precios y más igualdad, esa es Córdoba". Así, el representante ugetista recordó que "tenemos uno de los salarios medios más bajos del país, mientras que el IPC es uno de los que más sube, a lo que hay que añadir una brecha salarial del 19,46% y el hecho de que cinco de los 15 barrios más pobres de España estén en Córdoba". Por ello, consideró "fundamental salir a la calle este 1 de mayo para clamar que la clase trabajadora no puede permitirse seguir perdiendo poder adquisitivo".
“El empleo es nuestro principal objetivo pero teníamos una reforma laboral del PP del 2012 que ha generado temporalidad, precariedad y pérdida de derechos de la clase trabajadora pero hemos conseguido firmar una reforma laboral que combate los aspectos más lesivos de la anterior y nos hace más fuertes”, remarco la responsable sindical quien hizo hincapié en que la nueva reforma laboral “empodera a la clase trabajadora porque empodera a los sindicatos, a los representantes legales de los trabajadores y trabajadoras al reforzar la negociación colectiva, acabar con la prevalencia de los convenios de empresa sobre los sectoriales y con la ultraactividad”.
Ambos líderes sindicales coincidieron en la necesidad de contener los precios e incrementar los salarios y, en concreto, la necesidad de que las subidas salariales estén vinculadas a una cláusula de revisión salarial relacionada con el IPC para evitar la pérdida de poder adquisitivo de las personas trabajadoras. Asimismo, aplaudieron las medidas adoptadas por el Gobierno para amortiguar el efecto de la guerra de Ucrania sobre la economía.
Por otra parte, Palomares respondió a los que se preguntan que dónde están los sindicatos que "estamos y estaremos en la calle, igual que estamos a diario en los centros de trabajo y en las negociaciones con las Administraciones y las empresas para mejorar la vida de las personas trabajadoras, como también estuvimos en lo peor de la pandemia para establecer un escudo social que evitara la destrucción masiva de empleo". Prueba de nuestro trabajo es también "la reforma laboral que hemos acordado, que ya está teniendo sus frutos con un incremento histórico de la contratación indefinida, o la subida del SMI, que ha dado certidumbre y mayor capacidad de consumo a las familias, o la reforma de pensiones,  que garantiza el poder adquisitivo de nuestros mayores". No obstante, "aún nos quedan muchos temas por los que pelear y por eso tenemos que llenar la calle este 1 de mayo", señaló el líder de UGT.